Como muchas otras plantas aromáticas,  el laurel  no sólo tiene valor ornamental en el jardín, sino que es más  conocido por sus beneficios culinarios y medicinales.   En infusiones favorece  la digestión  ,  elimina toxinas y estimula el apetito.  Sin embargo, esta hierba no sólo es apta para condimentar nuestros platos con su embriagador aroma, sino que también resulta especialmente útil para diversos usos. ¡Veámoslos juntos!

En casa, las hojas de laurel valen su peso en oro: ¡úsalas siempre así!

Antes de su uso  , las hojas de laurel  deben secarse  para que conserven sus propiedades durante varios meses   Sin embargo, si tienes hojas frescas del jardín y quieres utilizarlas inmediatamente, puedes  recurrir a este pequeño truco casero.

El proceso es muy sencillo:  basta con utilizar el horno a baja temperatura  (40°). Estos son los pasos que debes seguir:

  • Coloque las hojas por separado  en una bandeja para hornear.
  • Déjalas  secar durante 1 hora  , dándoles la vuelta a mitad de cocción.
  • No olvides echarles un vistazo de vez en cuando para asegurarte de que no se estén quemando.
  • La mejor forma de saber si se han secado bien es tocarlas:  si se desmoronan con facilidad  es  que están listas.
  • Luego apaga el horno y déjalos  enfriar allí durante al menos una hora.
  • Una vez enfriado,  guárdelo en un recipiente hermético.

Otro consejo  : La forma clásica de secar las hojas de laurel es  colgarlas en un lugar fresco y seco.   Lo único que tendrás que hacer es cortar unas cuantas del huerto o maceta, lavarlas bien y secarlas con papel. Luego, ate las hojas como si fuera un ramo de flores y cuélguelas boca abajo en un lugar oscuro y aireado.  Déjalas así durante 15 días  . Pasado este tiempo las hojas estarán perfectamente secas y listas para su uso.

LEA TAMBIÉN:    El antiguo remedio para las picaduras de mosquitos detiene la picazón al instante: ¡Me enseñó mi abuela!

Dejar las hojas de laurel en el frigorífico durante la noche: ¿qué pasa al día siguiente?

Mantener un  frigorífico perfectamente limpio es un reto diario. Entre líquidos derramados, comida podrida olvidada y queso con olor fuerte, a menudo se mezclan olores desagradables en este aparato   . Para evitarlo, es importante  limpiarlo y desodorizarlo periódicamente  para que los malos olores no sean absorbidos por otros alimentos. ¿La solución? El  poder desodorizante de las hojas de laurel.  Ahora que las hojas se han secado, puedes utilizarlas para neutralizar los olores desagradables del frigorífico.

Las hojas de laurel actúan como un perfecto desodorante para tu frigorífico: basta con extender un  puñado de hojas secas en los distintos estantes  del aparato. ¡Y voilá! Recomendamos   hacerlo por la noche antes de acostarse. A la mañana siguiente notarás que tu frigorífico ya está mucho más fresco y huele mejor que el día anterior. ¡Repite el proceso durante unos días y  los malos olores  desaparecerán por completo!

 

Además, también puedes   añadir  a tus recetas hojas de laurel secas para condimentar carnes, pescados, guisos, etc.  En resumen: ¡úsalos lo mejor que puedas!