La vida útil de un alimento se prolonga cuando se  somete a un proceso de conservación.   En algún momento tenemos la despensa o el frigorífico lleno, y si no comemos los alimentos enseguida, pronto se pudrirán. Aquí es donde  entra en juego la importancia de los métodos de conservación de los alimentos.    Hay muchos diferentes. Por ejemplo, hay muchos alimentos que    guardamos en el frigorífico o en el congelador. Asimismo, la pasteurización, la esterilización y el secado son métodos de conservación de alimentos que utilizan calor.

Con este antiguo método por fin puedo conservar frutas y verduras frescas durante años | ¡Todas las abuelas lo hacen!

Utilizamos métodos de conservación para garantizar que  los alimentos duren mucho más tiempo  .  Hoy en día, muchas empresas alimentarias utilizan  secadores industriales   para conservar los alimentos. Sin embargo, una vez deshidratados los alimentos, hay que almacenarlos siguiendo ciertas pautas para que  no pierdan calidad, textura y sabor.  Nuestras abuelas ya utilizaban este método   , por ejemplo  secando los alimentos al sol.  Afortunadamente, hoy en día existen  en el mercado secadores que permiten acelerar este proceso.

Comida deshidratada para poder conservarla muchos años sin que pierda su valor nutricional.

Un alimento deshidratado es un producto al que  se le ha eliminado la máxima cantidad de agua que contenía.  Esta propiedad le confiere algunas ventajas para su conservación.

  • Los alimentos deshidratados reducen su tamaño en más del 50%,   aumentando su vida útil  .
  • Debido a la pérdida de agua, el alimento también pierde gran parte de su peso original. Esto permite almacenar grandes cantidades de alimentos en un espacio reducido.
  • Al eliminar la humedad de los alimentos,   también elimina la posibilidad de crecimiento bacteriano.  De esta forma,  el alimento se mantiene estable durante largos periodos de tiempo  , incluso años, siempre y cuando  se almacene seco en recipientes cerrados.
  • Los deshidratadores de alimentos tienen múltiples bandejas verticales que le permiten deshidratar fácilmente grandes cantidades de alimentos a la vez. Esto hace que esta  tarea sea rápida, práctica y sencilla.

Haga que la comida dure años: ¡siga estos consejos!

Deshidratar los alimentos es una excelente manera de conservarlos por más tiempo  sin alterar sus propiedades nutricionales.  Pero para lograrlo, es necesario almacenarlos de forma segura.

1. Temperatura adecuada de los alimentos

Después de sacar la comida del deshidratador, primero debes esperar el tiempo suficiente para que alcance la temperatura ambiente o se enfríe por completo. Porque si los guardas en un tarro mientras aún están calientes,  se corre el riesgo de que quede humedad en su interior   (es decir, la humedad condensada que se produce cuando el alimento se enfría), lo que puede provocar la formación de moho y bacterias.

2. Contenedores adecuados

Los alimentos secos deben almacenarse en los recipientes adecuados  según el tipo de alimento  . En el caso de la fruta, es buena idea guardarla  en frascos herméticos  para evitar que se abarrote demasiado. Preferiblemente  , estos deben ser de vidrio  , ya que los recipientes de metal pueden cambiar el sabor de la fruta y hacerla desagradable al gusto.

Para otros alimentos como carnes y pescados,   utilizar bolsas de plástico envasadas al vacío es  ideal ya que garantiza que los productos deshidratados no entren en contacto con la humedad.

 

3. Un lugar adecuado para el almacenamiento

Es importante que el lugar donde guardes los alimentos deshidratados hasta su uso esté a una  temperatura fresca  y  alejada de la humedad.  Tampoco debe  exponerse a la luz solar directa  ya que la luz solar descompone los alimentos deshidratados.