La hierba aromática más común en los balcones de cada familia es la albahaca.

La albahaca le da a cada plato un aroma y un sabor que siempre es delicado y fresco.

Verlo crecer exuberantemente, de hecho, significa que cada receta tendrá un toque y aroma extra.

 

¿Cuál es la mejor manera de cultivar albahaca?

Para poder cultivar nuestras plántulas de albahaca durante mucho tiempo y de la mejor manera es revisar primero el riego.

Sin un buen riego, las hojas pueden volverse amarillas, ennegrecerse y luego pudrirse.

Por este motivo, a continuación, puedes leer cómo cuidar nuestras hojas de albahaca sin necesidad de ser un experto del pulgar verde.

¡Va a ser así de simple!

Debemos comenzar nuestro trabajo colocando la maceta, que contiene la planta, en un lugar aireado o con poca luz.

Cuando la plántula de albahaca está enferma, ¿qué se debe hacer?

Si notamos hojas amarillas, lo mejor es retirarlas suavemente.

Obviamente, también podemos hacer uso del mulching, que es la técnica de esparcir paja directamente sobre el suelo para humedecer el suelo.

Más tarde si notamos que la planta sigue sintiéndose mal solo podemos podarla en otra maceta.

En este punto solo tenemos que averiguar cómo regar la albahaca.

¿Cómo se debe regar la plántula en el mejor de los casos?

Cuando hace mucho calor, la planta necesita ser regada dos veces al día. Para entender si necesita agua, simplemente toque la tierra circundante si se coloca en el jardín o toque la tierra en el jarrón. Si la tierra está mojada podemos esperar si está seca tendremos que mojarla.

Recomiendo que sea importante no usar demasiada agua porque, incluso en ese caso, podemos dañar la plántula.

Sin embargo, si estamos fuera de casa podemos regar la planta llenando botellas con agua y derramándolas en el suelo. Con la ayuda de los sistemas de riego disponibles comercialmente, podemos planificar los días y horarios en los que regar la albahaca.

¡Manos a la obra!