Todos tenemos  hojas de albahaca en la cocina  para  darle sabor a nuestros platos. Es una planta verdaderamente fundamental de la gastronomía italiana, muy utilizada también en el extranjero. Tiene un sabor fuerte y especial que resalta cada una de nuestras recetas. La albahaca también tiene propiedades para la salud muy importantes, por lo que es una planta importante para cultivar y tener incluso en el balcón o terraza de tu casa.

La albahaca tiene  propiedades antiinflamatorias  que ayudan   a reducir el dolor   y  la inflamación  en todo el cuerpo humano. También tiene  propiedades antioxidantes  que protegen las células del cuerpo de los radicales libres y el estrés oxidativo.

Tiene  propiedades antimicrobianas  que previenen el crecimiento de microorganismos como bacterias, virus y hongos. Es una planta perfecta para  combatir infecciones locales tanto del tracto respiratorio como urinario.  También tiene  propiedades digestivas  ya que   alivia los síntomas del dolor de estómago . Por último, también tiene  propiedades relajantes  que alivian el estrés y la ansiedad. Sin embargo, no todo el mundo sabe que la albahaca no es fácil de cultivar y  puede pudrirse fácilmente.   Por eso te contamos cómo revivirlo si se ha vuelto así.

Por último, te desvelamos todo sobre cómo  restaurar la albahaca podrida   . Nadie esperaba que fuera tan fácil; Es el truco que usan los criadores.

Albahaca estropeada, puedes restaurarla en minutos: ¡el viejo truco de mi abuela!

Para mantener la albahaca  sana  y  evitar que se pudra  , puede ser importante asegurarse de que el suelo en el que crece esté sano. Debes saber que la albahaca requiere  un suelo rico en nutrientes  y con buen drenaje .

El consejo es  enriquecer la  tierra  con abono  para que esta planta  pueda crecer más sana  . También puedes utilizar un fertilizante orgánico líquido  añadido cada dos semanas.

LEA TAMBIÉN:    Olvídese de las galletas saladas del supermercado | ¡Estas galletas son mucho mejores, yo las hago de esta manera!

También hay que prestar atención a los niveles de nitrógeno  en el  suelo. De hecho,  la albahaca es muy sensible  a este gas. Cuando  el nitrógeno está presente en exceso,  pueden  proliferar enfermedades fúngicas y parásitos.  Por este mismo motivo es importante  no regar y abonar demasiado.

En  cuanto al riego,  debes saber que la albahaca  requiere un riego constante  , especialmente cuando se cultiva en climas cálidos y secos. Necesitas regar la albahaca  una vez al día   . Para determinar la cantidad adecuada de agua, es necesario  comprobar la hidratación del suelo:  si está húmedo pero no encharcado, es el momento adecuado para detenerse.

 

La albahaca  se pudre  precisamente cuando  regamos en exceso la planta  . Si notas que las hojas comienzan a pudrirse, asegúrate de que la  maceta  sea lo suficientemente grande y  tenga orificios de drenaje  para permitir que se escurra el exceso de agua. Además, si el suelo de la planta está muy húmedo,  trasládelo a un suelo seco  y retire las hojas más dañadas. El último consejo para revivir la planta es  no regar  sino limpiar las hojas: es la única forma de  prevenir la propagación de enfermedades fúngicas  .