La albahaca  es una delicia para el paladar y un ingrediente básico en la cocina mediterránea que no debe faltar en la cocina. Lo bueno es que esta planta decorativa, sencilla y fragante  también se puede cultivar fácilmente en casa.

El cuidado  de la albahaca  es básicamente sencillo, pero  se deben tomar algunas precauciones para  obtener hojas frescas de albahaca  que se puedan utilizar como se desee durante todo el año. A continuación te explicamos cómo hacerlo:  sigue nuestros consejos  y no te arrepentirás.

Albahaca, ¡el secreto para mantenerla fresca y saludable todo el año!

Hay tantos  beneficios de la albahaca. Extremadamente  versátil,  unas pocas hojas bastan para condimentar innumerables platos, ya sean primeros, segundos platos o guarniciones. La albahaca es una planta típica del Mediterráneo. Para crecer sana y fuerte,  la albahaca necesita sol y agua  además de unas pequeñas precauciones muy fáciles de poner en práctica.

Rica en potasio, útil para la digestión, ideal para combatir la ansiedad y el estrés, antiinflamatoria  … haz que la albahaca nunca falte en tu casa. A continuación te contamos  cómo  podrás tenerlo siempre fresco y delicioso durante todo el año.

Albahaca, hojas sanas y frescas para todo un año: ¡hazlo!

En primer lugar, hay que decir que  el cultivo de albahaca  no requiere ninguna habilidad especial y, por lo tanto, es adecuado incluso para aquellos que no  tienen el llamado “pulgar verde”. Sin embargo  , se deben seguir algunas instrucciones  para sacarle el máximo provecho a esta hermosa planta. A continuación te dejamos los  consejos  que definitivamente debes tener en cuenta:

 

  • La época ideal para  sembrar  albahaca es  finales de primavera  , entre mayo y junio.
  • La albahaca necesita  mucha luz  , así que colócala en un lugar luminoso de la casa.
  • La  tierra debe estar siempre húmeda , por eso riega frecuentemente   todos los días cuando haga mucho calor  . Asegúrese de evitar  el estancamiento  , es decir, que no haya agua en el platillo, lo que podría provocar que las raíces se pudran.
  • Cuando empiece a hacer frío y durante el invierno,  traslade la planta al interior. Colócalo en el alféizar de una ventana.
  • Un  pequeño error  que se suele cometer es sólo quitar las hojas cuando es necesario. No lo hagas. Tome una rama entera  y la planta se fortalecerá y crecerá aún más exuberantemente.
Eso es todo: con las sencillas precauciones que te recomendamos, sumadas a amor y paciencia, conseguirás plantas de albahaca increíbles. Recuerda también que su olor acre  resulta desagradable para los insectos  , incluidos los odiosos mosquitos. Colocarlo cerca de aberturas y ventanas durante los meses más cálidos ayudará, entre otras cosas, a  mantener alejados a esos pequeños invitados no deseados.