La cebolla es uno de los ingredientes que nunca debe faltar en la cocina italiana. Por supuesto, no a todo el mundo le gusta, pero hace que cada plato preparado sea especial. Sin embargo, hay una característica que hace pensar a muchos: ¿qué son las manchas negras en las cebollas?  

Manchas en cebollas

Cuando vamos al supermercado, casi siempre a nuestra lista de la compra le falta algún ingrediente que utilizamos con frecuencia. Estamos hablando de la  cebolla.  Se utiliza a menudo en platos italianos y es un ingrediente esencial para muchos de nosotros. ¿ Pero alguna vez te has preguntado qué   son esos puntos negros ? Averigüemos juntos.

La cebolla, un ingrediente básico 

Como acabamos de explicar,  la cebolla es  uno de los ingredientes básicos de nuestra cocina y si lo pensamos bien, la mayoría de preparaciones requieren poca o mucha cebolla. Evidentemente estamos hablando de un gusto muy fuerte al que algunos preferirían renunciar pero que forma parte de nosotros, los italianos. De hecho, en ningún restaurante o cocina debería  faltar al menos una cebolla.

¿Qué son las manchas negras en las cebollas?

También es un alimento muy  productivo  que se puede utilizar de diversas formas. Pensemos en cuántas veces lo hemos picado muy fino para hacer una salsa, o lo hemos cortado por la mitad y lo hemos asado o hervido a la parrilla o a la plancha. En definitiva, la cebolla se puede comer de muchas formas diferentes, pero a veces la miramos y nos preguntamos si debemos  tirarla  o comerla. Veamos los detalles.

Manchas negras en las cebollas, ¿qué son?

La cebolla es un  alimento tan bueno y utilizado en nuestra cocina  que resulta desagradable de limpiar y cortar. De hecho, como todos sabemos, la mayoría de ellos literalmente nos hacen  llorar  , y eso es completamente normal. De hecho, se trata de una reacción química que afecta a las papilas gustativas y a los conductos lagrimales.

Manchas negras en las cebollas

Cuando se supere este “momento trágico”, podrás aprovecharlo para mimarte con lo que más te guste. De hecho, no sólo se utiliza como sabor adicional, sino que también se consume solo. Aunque nuestro aliento no sea precisamente agradable después de comerlo, para muchos de nosotros representa algo mágico que podemos  disfrutar.  Sin embargo, muy a menudo notamos manchas extrañas en él y no sabemos exactamente qué hacer.

Una cebolla sana y buena para el consumo tiene un  aspecto determinado  y si algo anda mal hay que entender qué es y, sobre todo, si conviene  tirarla a la basura  o si hay forma de recuperarla. Entonces, ¿cuándo vale la pena tirar la cebolla y cuándo no?

¿Cómo se reconoce una cebolla sana y cuándo las manchas negras son peligrosas?

Las compras es un momento muy importante donde tenemos que tener cuidado con  lo que  compramos, especialmente cuando se trata de frutas y verduras. De hecho, a veces sucede que vemos alimentos perfectamente presentados en el supermercado, mientras que al llegar a casa nos  vemos obligados  a consumirlos inmediatamente o incluso tirarlos.

Elegir una cebolla buena y saludable  no es tan complicado en comparación con muchas otras, pero aun así requiere la atención adecuada. De hecho, los bulbos que parecen firmes y tienen una capa compacta son buenos, especialmente si la parte exterior del tallo está seca. Sin embargo, en ocasiones notamos pequeñas o grandes  manchas negras  y esto ocurre no sólo en el supermercado sino también en casa en la despensa o en el frigorífico.

Ante esta  propiedad  nos preguntamos qué hacer, si tirarla a la basura o si se puede restaurar algo. Estas manchas negras no son otras que Aspergillus  niger  , un hongo muy común  que se encuentra en el suelo.  Sin embargo, esto no significa que la cebolla se enfrente a un destino triste. Sólo  el olor  nos dice qué hacer.

Si el alimento  tiene manchas negras pero el olor es típico de la cebolla, basta con  quitar la parte negra  , lavar la cebolla con cuidado y utilizarla de forma segura. Si la cebolla tiene buen aspecto pero huele a podrido  ,  significa que tenemos que tirarla.

 

Esto lo confirman también médicos experimentados, como  el doctor Hassan Gourama  , que definió la cebolla como un alimento con moho en regresión. Es decir, si se retira la parte afectada y se lava con cuidado, se podrá  restaurar y consumir de forma segura.